jueves, 5 de diciembre de 2019

Dark Heresy: Planetas del Imperio III - Lotus V

Nueva entrega de planetas como entorno de aventura para Dark Heresy y otros juegos basados en el entorno de Warhammer 40K. Por Miguel de Rojas



El sistema Lotus lleva habitado por la Humanidad desde antes de la Gran Cruzada. Decenas de miles de millones de habitantes pueblan el sistema, la mayoría de ellos en Lotus V, un importante mundo colmena cuya producción industrial es esencial para la economía del sector, con el segundo diezmo más alto de la región. Sorprendentemente para un planeta de tanta importancia, muy poca de esta producción es de carácter bélico, centrándose en su lugar en productos de consumo y maquinaria. Muchos historiadores están convencidos de que en algún momento el planeta tuvo vedada la producción de armas por decreto imperial. Los lotusinos, sin embargo, no gustan de tales especulaciones, puesto que sugieren algún tipo de deslealtad pasada por parte de su mundo.

Aparte de la población de Lotus V, sus dos lunas, Lotus I y el cinturón de asteroides alojan grandes colonias mineras que abastecen de materias primas a las industrias planetarias, y existen docenas de asentamientos menos importantes por todo el sistema. Muchos llevan siglos abandonados tras agotarse sus recursos naturales, pero otros alojan comunidades religiosas, criminales o supervivientes dejados a su suerte.

Aunque, debido a su enorme población, Lotus V tiene que importar gran parte de la comida que consume, el planeta posee también una importante industria alimentaria gracias al cultivo de algas marinas. Estas son procesadas en inmensas plantas depuradoras para liberarlas de contaminantes y empaquetadas después como una forma de comida barata. Si bien es nutritiva, está lejos de resultar saludable o apetitosa, y resulta sorprendente la afición que demuestran muchos lotusinos por ella. Algunos rumores hablan de productos adictivos añadidos durante el proceso, pero nunca se ha llevado a cabo una investigación seria sobre el asunto.


La sociedad de Lotus V se estructura en torno a los clanes. Cada uno de ellos es un consorcio industrial gobernado por un entramado de familias nobles emparentadas entre sí, por debajo de las cuales existe toda una red de vasallaje. Los obreros de Lotus V no se consideran empleados, sino súbditos del clan, y sus puestos de trabajo a menudo son heredados de padres a hijos. Muchos trabajadores lucen la enseña de su clan y relatan con orgullo el historial de servicio de su familia. A su vez, la nobleza se considera obligada a cuidar del bienestar de sus trabajadores, si bien de una forma distante. Por eso, aunque la población vive igual de hacinada que en otros mundos colmena, en los bloques habitacionales (al menos en los de las zonas medias) imperan el orden y limpieza. Como resultado de estos lazos, la cultura del trabajo es una de las señas de identidad de Lotus y la superación de las ya de por sí inmensas cuotas de producción se considera una cuestión de honor.

Los clanes criminales imitan la estructura de los clanes nobles, con la diferencia de que todos sus miembros lo son por adopción. Por eso, a diferencia de los clanes nobles, que llevan el nombre de su fundador, los clanes criminales toman su nombre de criaturas asociadas con las ciudades y el subterfugio, como la Araña, el Escorpión, la Rata, y el Murciélago. Sus miembros llevan máscaras y tatuajes que se esfuerzan en imitar el aspecto del guardián totémico del clan. Los clanes criminales son tolerados porque la nobleza cree que son preferibles a la delincuencia sin control y los habitantes de las zonas bajas de la colmena valoran la protección que ofrecen a los suyos. Para la mayoría de sus miembros es también la única vía de escapar a una opresiva vida de trabajo incesante.

El gobernador planetario recibe el título de Shogun y es elegido periódicamente entre los clanes. La elección nunca resulta fácil debido a las rivalidades entre estos, y suele acabar en el asesinato de varios candidatos antes de que uno de ellos consiga los votos suficientes. La función del Shogun es principalmente militar, ya que dirige la Fuerza de Defensa Planetaria y es responsable del mantenimiento del orden en el planeta. Esto último incluye la recaudación de los diezmos para el Administratum y la entrega de psíquicos a las Naves Negras. No obstante, las fuerzas policiales y el resto de funcionarios locales responden únicamente ante los magistrados de las colmenas, por lo que, en la práctica, cada colmena es independiente y tiene libertad para gobernarse a sí misma mientras cumpla con los diezmos. Sólo en caso de desórdenes graves o agresión externa tendría que intervenir la FDP, pero es el Shogun quien interpreta lo que constituye un “desorden grave”. Más de una intervención de la FDP se ha utilizado para humillar a un clan rival y reafirmar el poder del Shogun utilizando como excusa supuestas revueltas.

El Palacio del Shogun es en realidad una ciudadela fortificada, erigida en las montañas en el interior del continente norte, lejos de las colmenas. Se trata de un lugar frío, austero y sorprendentemente silencioso, especialmente si se compara con las colmenas. La fortaleza es la principal base de la Fuerza de Defensa Planetaria, y también es el lugar donde se almacenan los diezmos para su recogida. Dispone de un espaciopuerto y un coro astropático propios, lo que, unido a sus formidables defensas, lo convierte en el último bastión de resistencia del planeta.


La Colmena Mishima

Mishima es la colmena más grande de Lotus V y la que recibe más visitas de fuera del planeta. Si no se considera la capital del planeta es porque la sede de poder se encuentra oficialmente en el palacio del Shogun, pero la mayoría de los emplazamientos más importantes del planeta se encuentran en ella.

El Templo de las Mil Espadas es una de las maravillas de Lotus V. Está construido en una extensa explanada arbolada en la zona superior de la colmena, un despliegue de lujo que contrasta con la aparente simplicidad de su construcción. Al encontrarse por encima de la capa de contaminación y rodeado de vegetación (los famosos árboles genshu , de tronco blanco), el aire es inusualmente puro aquí. Muchos nobles lotusinos disfrutan paseando en su tiempo libre por la explanada, mientras que la plebe tiene que contentarse con visitarla los días de fiesta. El interior del templo está presidido por una gran estatua de oro macizo que representa al Emperador en su trono con la mirada perdida en el Inmaterium, contemplando el futuro de la Humanidad. Es costumbre entre los lotusinos depositar una ofrenda ante Él para asegurarse buena fortuna en una empresa, por lo que los pies de la estatua están permanentemente cubiertos de todo tipo de objetos a modo de exvotos. Esta tradición es la que da nombre al templo, ya que, cuando los regimientos de Lotus V parten a la guerra, hacen una ofrenda simbólica de un millar de espadas.

La Torre Xang es el edificio más alto de Mishima y la sede del Consorcio Financiero Taikhan, por cuyas arcas circulan tres cuartas partes del dinero del sistema Lotus. Los consejeros-directores de los diferentes departamentos del Consorcio son algunos de los individuos más poderosos de Lotus fuera de las magistraturas que gobiernan las colmenas, y lo serían aún más si no conspirasen entre ellos por el control de la firma.


El Club Qui-Gon es un casino muy concurrido de la zona media, famoso por sus espectáculos de cabaret y la animación de sus fiestas. También es el establecimiento favorito de los jefes de los clanes criminales y en él se cierran numerosos negocios turbios, por lo que puede resultar peligroso para los incautos. Aun así, visitar el club se ha convertido en una especie de moda entre los jóvenes aristócratas de la cúspide, que lo ven como un lugar pintoresco y lleno de aventuras. La mayoría de los criminales son lo suficientemente inteligentes como para mantenerse alejados de los nobles, por lo que aún no ha habido ningún problema grave que atraiga la atención de las autoridades. No obstante, son muchos los que opinan que la posibilidad de hacer negocio con (o a costa de) la nobleza es demasiado tentadora como para ignorarla eternamente.


Aventuras en Lotus V

- Aunque los clanes criminales se dedican a todo tipo de actividades ilegítimas, se consideran a sí mismos leales miembros del Imperio y persiguen a los herejes entre sus filas como un asunto de honor. Cuando la investigación sobre un culto herético lleva a los acólitos de la Inquisición hasta la subcolmena de Mishima, encuentran una ayuda inesperada (y peligrosa) entre los criminales.

- Una oleada de brotes psicóticos en una de las colmenas de Lotus V ha atraído la atención de la Inquisición. Mientras el pánico y la locura se apoderan de las calles, los acólitos descubren que un grupo de cultistas del Caos está envenenando a la población a través del suministro de agua o de las algas procesadas. Los herejes tienen la esperanza de que las señales psíquicas de mil millones de mentes sumidas en el terror y la locura homicida actúen como faro para una invasión demoníaca.

- Una compañía recién fundada, propiedad de un clan menor, empieza a dar resultados espectaculares, sobrepasando en calidad y producción a sus rivales por un amplio margen. Una denuncia anónima sostiene que la compañía utiliza tecnologías rescatadas de una excavación en el límite exterior del sistema. ¿Se trata de arqueotecnología, artefactos alienígenas o tal vez de algo aún más siniestro?


Notas de diseño

Lotus V es un estereotipo de principio a fin, pero uno muy poco explotado en el entorno de Warhammer 40.000, a pesar de que su universo está construido en gran medida a base de estereotipos. Cabe destacar que, aparte de los evidentes motivos japoneses, hay elementos de ciudades como Shanghái, Singapur y Hong Kong. Sin embargo, la verdadera fuente de inspiración de este artículo es la corporación Mishima de Crónicas Mutantes, un juego con una ambientación similar en muchos aspectos a Warhammer 40.000, pero con un acento en lo urbano y sobre todo en lo económico del que este carece. Por eso mismo, se pueden sacar de él grandes ideas para explorar estos aspectos tan poco desarrollados del 41º milenio. Y todo esto unido a un innegable aire ochentero que casa muy bien con otros elementos de Warhammer 40.000.


No hay comentarios:

Publicar un comentario